efmamjjasond

las estampitas de los plátanos

¿por qué dicen que soy ‘medio autista’?

en serio, explíquenme, me pone muy triste, aunque parezca ‘autista’, también tengo corazoncito :(

ya debería borrar este tumblr

Martin Parr

“Learn to love solitude, to be more alone with yourselves. The tragedy of today’s young people is that they try to unite on the basis of carrying out noisy and aggressive actions so as not to feel lonely, and this is a sad thing. The individual must learn from childhood to be on his own, for this doesn’t mean to be lonely: it means to not get bored with oneself, because a person who finds himself bored when he is alone, it seems to me, is a person in danger.”

—   Andrei Tarkovsky on being asked, ‘What would you like to tell young people?’ [x]  (via desidioso)

(Source: funeral-wreaths, via diezosos)

The Starry Night

paradoxicalsentiments:

by Anne Sexton

The town does not exist
except where one black-haired tree slips
up like a drowned woman into the hot sky.
The town is silent. The night boils with eleven stars.
Oh starry starry night! This is how
I want to die.

It moves. They are all alive.
Even the moon bulges in its…

(Source: apoemaday)

CASI NO SACO DIECES EN LA UNI Y ME HAGO LA QUE NO ME IMPORTA PERO IGUAL ME GUSTARÍA QUE ME FUERA BIEN PARA GANAR BECAS

me gustaría escribir poesía
pero no puedo resistirme a hablar como si contara chismes
como si contara las historias que papá me cuenta cuando vamos por la carretera a Puebla y y su apatía a estar callado le gana
a veces papá me cuenta historias
en las que hace muchas pausas,
como cuando la gente lee poesía
y tal vez por eso me gusta la poesía
me gusta escuchar a papá y me gusta escuchar poesía

a poquitos poemas les agarro el gusto;
me dan ñáñaras las cosas que riman
y me dan ñáñaras las cosas que buscan hablar de cuerpos de mujeres
como cuando leían salmos en la escuela
–SANTIFICADO SEA TU NOMBRE es igual a esos cuerpos que les da miedo mencionar y nomás los rodean–
o el canto a la bandera,
aunque el canto a la bandera sí me gusta mucho;

MUY ADENTRO EN EL CENTRO DE MI GENERACIÓN
OIGO Y SIENTO CONTENTO LATIR MI CORAZÓN

eso me gusta pero probablemente no sea poético
porque no lo he visto en frases de facebook,


Ghost does dishes. 2014

(Source: dinuguan, via sidnugget)

OK

ME SIENTO COMO DESCRIBIENDO UNA CATAPULTA

HACIENDO REFERENCIA A LA CUALIDAD CINEMÁTICA DE ROTAR

Y ESAS COSAS

ESCUCHO UN DISCO MUY LINDO

Y ME CREO UN GALLITO MUY PODEROSO

CON HERRAMIENTAS SECRETAS EN LAS PATITAS

Y LA CARA MUY EN ALTO

NADA CLANDESTINO

.

NO EXISTE FUERZA NATURAL ESTOS DÍAS QUE PERMITA A LA ROPA SECARSE

ES TIEMPO DE REFLEXIONAR SUDOROSO

CAMBIANDO LAS VOCALES POR TACHES GRACIAS A LA EQUIDAD DE GÉNERO

YO MARCHO PORQUE ALGO QUIERO 

ALGO QUE NO SÉ QUÉ ES

MARCHO AL METRO MARCHO A LA COCINA

MARCHO A PUNTOS QUE CREO ARBITRARIOS PERO EN REALIDAD NO LO SON

SOY COMANDANTE DE ESA CATAPULTA QUE HACE A LAS COSAS ROTAR Y DESPLAZARSE LINEALMENTE

SOY ESA CATAPULTA QUE PASÓ DE MODA HACE UNOS AÑOS PERO PODRÍA DESTRUIR ALGO IRRELEVANTE

ya llevo tiempo con mi clarinete y no he mejorado casi

redacto notas furiosas en el ipod

como si de ello dependiera mi estabilidad emocional

redacto mensajes con cantidades innecesarias de emojis

como si ello me diera algún tipo de carisma o lucidez

no sé en qué momento se supera la adolescencia,

si es un trámite en el imss o en hacienda

tal vez los métodos se esconden en un mail cadena

alguna presentación de power point que mandó mi papá,

alguien mándeme un tutorial

un post con colores que me explique

qué hacer cuando quiero llorar y me siento fracasada

.

Poemas del río Wang: Crimean Gypsies

(Source: goodmemory, via catherinewillis)

cardenalito (la hembra, pobrecita, también merece protagonismo)

a veces me siento triste cuando algo me gusta y tengo que responder a un interlocutor cosas para representar el placer en palabritas. siempre respondo con un adjetivo que escojo casi al azar de un repertorio no mayor a 5 adjetivos.

siento que todo lo bonito que siento se almacena en mis 5 cajonsitos mentales de mis 5 tristes adjetivos que tristemente podrían ser sinónimos.

un matemático que trabaja con figuritas que no pueden ser dibujables, me explicó que no se puede demostrar la cardinalidad en algo en lo que él estaba trabajando y no recuerdo. creo que era sobre unos infinitos o algo así. lo único que recuerdo es que me explicó que la cardinalidad es la cualidad de un conjunto a ser ordenable, como los números naturales; el el 2 después del 1 y luego el 3, y cosas así de bobas. en mi cabeza no pude pensar en algo matemático que no pudiera ser ordenable. me dio un ejemplo de algo que no entendí en absoluto. me sentí feliz de no haber entendido nada. 

me gusta la cualidad de los lenguajes a no poder ordenar cosas. tal vez haya gente que puede y me parece re tonto. ni puedo ordenar recuerdos del 2011 antes del 2012; a veces ni lo que sueño de lo que vivo o de lo que me cuentan. ni mi cuarto, ni mis prioridades, ni mi comida; me gusta la sopa al final. supongo que algo bonito tal vez saque de todo eso. 

.

mi futbolista favorito es wayne rooney. un  día de mi vida en el que vi el fut, el comentarista, mientras los monitos peloteaban sin acercarse a la portería, comentó su historia. descubrieron a wayne rooney pateando el balón hacia una pared por horas, sin amigo alguno, sólo él y el balón. habrá repetido ese proceso dios sabe cuanto tiempo. cuando lo veo en el campo, sólo es un gesto furioso y medio calvo que corre mucho más rápido de lo que su complexión amerita. cuando toma el balón, parece que sigue jugando solo, igualmente furioso, casi religioso, podría pensar que es un ciego porque la rigidez de su cuerpo no me deja entender si ve al contrincante, al balón o a la portería. existe una opción en spotify para poder ver lo que otros escuchan, entre ellos artistas no sólo musicales, sino actores y futbolistas, entre ellos wayne rooney. gracias a spotify, sé que wayne rooney escucha rap, pop de los ochentas y celine dion. eso es lo que sé y he visto de wayne rooney y sin embargo no puedo ordenar mis opiniones para explicar mi fanatismo y adoración extrema hacia él. creo que está bien dejarlo así, sin ordenar, sin cardinalidad. 

KANAKU & EL TIGRE - TU VERANO MI INVIERNO

.

NADIE PUEDE DORMIR EN ESTA CIUDAD

NADIE PUEDE PRESCINDIR DE LA ANSIEDAD

ESTO ES IMPORTANTE

http://www.blackandblanco.net/us1/REVISTA_ERES1993.html

panini

De pocas cosas estoy segura, y una de ellas es el gusto genuino por coleccionar estampitas. Pocas cosas me han hecho tan feliz como el ritual entero: comprar los sobrecitos (cuando papá lo hacía), agitarlos cual sobre de kool aid, abrirlos hasta llegar a la casa (porque si se abren en el puesto de periódicos, salen muchas repetidas y ninguna brillante), descubrir a los personajes, encuadrarlos meticulosamente en el rectángulo y mi parte favorita, pasar el dedo sobre la superficie de la hoja con un recién adquirido microrelieve. Comencé con Pokémon o Dragon Ball, algo así, personajes ajenos a mis gustos de la época, que en esos tiempos andaban alrededor de las sirenas, los legos y la mueblería de Barbie. Gracias a mis primeros álbumes (sólo me viene a la mente el de Pokémon), me volví ligeramente culta en la esfera infantil que rebasaba un poquito las barreras de rol; aprendí que las figuritas animalescas se atacaban y evolucionaban y demás trucos que hacen los pokemones. Recuerdo que Chikorita y Ditto me parecieron lindos y los llegué a dibujar en mis cuadernos escolares. 

Después de conocer a los pokemones a través de los álbumes, vi la película de Pokémon 2000 y lloré, luego vi en las caricaturas un capítulo donde encontraron a Charmander huérfano con la flamita a medio apagar  y también lloré. Mientras yo lloraba con eso, mis contemporáneas de la escuela de monjas lloraban por las pelis de princesas y una de una chica con leucemia y cosas así. Creo que las princesas también me conmovieron, pero no tanto, o al menos no lo recuerdo tan nítidamente como la llamita de la cola del Charmander y su cara triste en medio de la lluvia.

En la secundaria, seguía cursando la escuela de monjas y tenía pocas amigas; no era en absoluto popular y me juntaba con chicas deportistas, que aunque yo era su antítesis, sin coordinación motriz gruesa, hombros fácilmente dislocables, alergia a la contingencia de las mañanas y dos pies planos, logramos juntar el álbum del mundial de Alemania 2006. Entre su gusto por el fut, el mío por las colecciones de estampitas y el mutuo por los chicos fotogénicos que corrían en la tele, concebimos uno de los momentos más felices de mi adolescencia. Recuerdo que teníamos televisiones en los salones las cuales sólo prendíamos para ver videos ‘educativos’ y el rito en el que los papas se relevan. El poder de convicción de cinco adolescentes fue insuficiente para convencer a las multitudes ni a las autoridades escolares de utilizarla para ver los partidos de fut. Eso nos inspiró a hacer el acto vandálico más significativo de mi vida escolar, irme de pinta con mis amigas a una cafetería a cuatro cuadras del colegio a ver la inauguración a las 10 am (o algo así). Fue tremendo. Recuerdo que una amiga (Paola), estaba terriblemente enamorada de una estampita que a mi gusto, parecía un señor -Ballack, si no me equivoco- y en la tele igual parecía un señor, pero un señor sumamente distinto. Nadie sonreía como en las estampitas pero aún así los reconocimos a todos, los meseros estaban fascinados al ver un grupo de adolescentes en una cafetería vacía con uniformes de marineritas nombrando a cada uno de los jugadores correr y emocionarse cual madre en festival de primavera. Cada estampita pegada significó una palomita a la lista de empatías que la gente suele formar al conocer gente cuando no crece en ambientes tan cerrados, los jugadores croatas de nombres impronunciables me generaban más confianza que algunos profesores o compañeras con las que nunca hablaba a menos que quisieran mi tarea. El mundial 2006 y su álbum Panini fueron tal vez mi parte favorita de la adolescencia. 

Recuerdo que antes de terminar este último semestre de la universidad, unos compañeros (tal vez matemáticos), hicieron un letrero hecho a mano con muchos colores que decía: CAMBIO ESTAMPITAS DEL MUNDIAL. Supongo que por cosas que he aprendido del mundo y su funcionamiento, además del costo de los cromos sin subsidio de mi papá, pasé de largo lo que realmente me importa del mundial: coleccionar el álbum de estampitas Panini. 

Gracias a la magia del internet, encontré unos chicos que coleccionan un álbum de forma artesanal http://paninicheapskates.wordpress.com/. Creo que en lugar de agüitarme porque el mundial ya lleva una semana (o tal vez más) y no intercambié estampita alguna en la facultad, seguiré sus pasos y no desistiré hasta no haber dibujado a todos los futbolistas impresos en papel adherible. 

image

image